Terremoto de magnitud 7,5 abrió la tierra en Papúa Nueva Guinea

El terremoto del lunes causó al menos 15 muertos y provocó deslizamientos de tierra y derrumbes de edificios. También dañó la infraestructura de minería y energía y llevó a ExxonMobil Corp a cerrar su planta de gas natural licuado.

Al menos 15 personas murieron a consecuencia del sismo que se registró en Papúa Nueva Guinea esta semana, informaron el miércoles autoridades, que advirtieron que la cifra podría aumentar.

El gobernador de la provincia de Tierras Altas del Sur, William Powi, comentó a The Associated Press que la comunicación continúa siendo complicada y que las autoridades todavía tratan de evaluar la magnitud del daño ocasionado por el sismo de magnitud 7,5 del lunes.

Powi dijo que cuatro personas murieron en Mendi, la capital de la provincia, cuando su casa colapsó encima de ellos, y que otros tres fallecieron cuando su hogar fue arrasado por un alud. Otras ocho personas perdieron la vida en otras partes de la localidad y que docenas resultaron heridas.

Tres yacimientos petrolíferos y una planta de gas natural licuado fueron cerrados. El gobernador agregó que el sismo causó “catastróficos daños y destrucción” y destacó que la gente sigue traumatizada.

“La gente está asustada. Los temblores continúan. No hay ningún lugar adonde ir, pero la gente simplemente se está moviendo en la zona”, dijo Julie Sakol, una enfermera del Hospital General de Mendi, donde fueron llevados cuerpos a la morgue.

Decenas de réplicas remecían el área, incluyendo un sismo de 5,7 de magnitud el martes por la tarde, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La policía en Mendi dijo que 14 personas murieron en el sismo inicial, incluyendo tres personas en Poroma, al sur de Mendi. “Murieron en deslizamientos de tierra que destruyeron las casas de familias que dormían”, comentó Naring Bongi, un funcionario de policía en Mendi.

Como la falta de comunicaciones impide una evaluación clara de los daños, agencias de ayuda no han iniciado sus tareas, dijo Udaya Regmi, jefe de la Cruz Roja Internacional en Papúa Nueva Guinea, en Port Moresby.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *