Santos anuncia “revisión profunda” a Programa de Alimentación Escolar

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció este lunes que el Programa de Alimentación Escolar (PAE) con el cual atiende desde hace siete años a la población escolar, entró en una “revisión profunda” para mejorarlo.

El anuncio lo dio mientras hizo una declaración sobre como arranca el año escolar público en el país, incluyendo a La Guajira, departamento del que sostuvo que nunca podría iniciar las clases a los niños y jóvenes a la par del resto del país.

“Fue hace ya siete años que decretamos la gratuidad en la educación del grado 0 al grado 11 y, al mismo tiempo, para aumentar la permanencia y combatir la deserción, articulamos el Plan de Alimentación Escolar (PAE) que permite la distribución de casi seis millones de raciones diarias de alimentos en todo el país”, indicó el mandatario.

En tal sentido dijo que “con relación al PAE, hemos venido acompañando las preocupaciones de los gobernadores porque reconocemos que este plan presenta problemas, y precisamente por eso decidimos someterlo a una revisión profunda con el objetivo de fortalecerlo”.

Santos recordó que para bajar la brecha educativa y mejorar las condiciones de la enseñanza, el presidente Santos informó que “para hacer realidad ese empeño, pusimos en marcha un plan nacional de infraestructura educativa que tiene como objetivo construir o contratar más de 30.000 aulas nuevas antes de terminar este año. 19.000 ya están entregadas o en construcción y 5000 más están en proceso de contratación. Las 6000 restantes estamos en la tarea de gestionarlas con recursos de las regalías”.

Respecto a La Guajira sostuvo que más de 250.000 niños y jóvenes iniciaron sus clases, “todos, por primera vez en la historia de Colombia –óigase bien, por primera vez– al mismo tiempo que los del resto del país ¿Qué pasaba antes en La Guajira? Que los estudiantes empezaban su año escolar muy tarde: en marzo, en abril, e incluso en mayo. Esto se debía, principalmente, a la corrupción. La corrupción llegó a tal extremo que los niños guajiros no sabían cuándo iban a tener clase, ni cuándo iban a terminar. Ese absurdo no podía seguir pasando y, por fortuna, lo estamos dejando atrás”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *