Salvini, seguro de su victoria, escenifica juramento de primer ministro

El líder de la Liga Norte italiana, Matteo Salvini, declaró hoy que está seguro de que su partido será el más votado en la coalición de derecha en las elecciones del 4 de marzo y representó su futuro e hipotético juramento como primer ministro.

“El 4 de marzo se premiará la fuerza y la valentía de la LN, que será la primera fuerza del centroderecha, estoy seguro”, afirmó en un mitin en la plaza del Duomo de Milán, ante miles de seguidores.

Salvini, que basa su campaña en el lema “Primero los italianos”, concurre dentro de una coalición de derechas que los sondeos dan como ganadora pero sin mayoría y que integra a la Forza Italia de Silvio Berlusconi y la ultraderechista Hermanos de Italia.

Esta alianza ha acordado que, en caso de ganar y formar Gobierno, el partido que obtenga más votos indicará el nombre del primer ministro, algo para lo que Salvini es candidato, pero no Berlusconi, inhabilitado políticamente y sin desvelar aún a quién propondrá.

Salvini, seguro de que adelantará al partido del ex Cavaliere, cerró el acto escenificando una versión del juramento que los primeros ministros pronuncian ante el presidente de la República.

“Me comprometo y juro ser fiel a mi pueblo, a 60 millones de italianos, de servirles con honestidad y coraje. Juro aplicar de verdad la Constitución, por muchos ignorada, y de hacerlo respetando las enseñanzas contenidas en este sagrado Evangelio”, proclamó.

En el escenario postelectoral, ante la posibilidad de que ningún partido obtenga mayoría, descartó pactos fuera de su coalición para formar un Ejecutivo: “Nosotros no traicionamos, nunca gobernaremos con otros que no estén en nuestro equipo”, dijo.

El político, líder desde 2013 de la LN, fundada para reclamar la independencia del norte, tuvo varias referencias al cristianismo, que defiende ante la “invasión” del islam, y mostró un rosario para decir que con su Gobierno “los últimos serán los primeros”.

Enumeró asimismo algunas de sus propuestas, como la creación de un ministerio para discapacitados y otro para el turismo, y avanzó que prohibirá por ley a las multinacionales que obtengan fondos públicos deslocalizar sus empresas y despedir a empleados italianos.

Arremetió contra el Movimiento Cinco Estrellas, según los sondeos el partido más votado en solitario pero por detrás de la coalición de derechas, y también contra el ex primer ministro y candidato del Partido Demócrata, Matteo Renzi.

También se refirió a las varias manifestaciones antifascistas que recorren este sábado las calles de Roma, Palermo y Milán, a pocos metros de su mitin, y dijo que mientras él propone “una idea de futuro, en otros sitios plantean un regreso al pasado que da rabia”.

En este sentido aludió a una carta en la que el intelectual Pier Paolo Pasolini preguntaba a su amigo Alberto Moravia en 1973 si la lucha antifascista en aquellos Años de Plomo no era en realidad una estrategia de distracción.

“Me pregunto si este antifascismo rabioso que se desfoga en las calles con el fascismo acabado no es en el fondo un arma de distracción que la clase dominante usa con estudiantes y trabajadores para canalizar el descontento”, parafraseó el líder de la LN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *