Gobernador Verano no debe imponer candidato. Elección de Director Regional del ICBF debe ser transparente y de mérito, no de influencia

No es justo que prevalezca el padrinazgo político y el tráfico de influencias, y quede a un lado el mérito producto de la academia. Es lo que actualmente preocupa respecto a la persona que será escogida para asumir el cargo de nuevo Director Regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar- ICBF.

De acuerdo con los resultados de un concurso para aspirar el cargo se llevó a cabo la convocatoria BF/17-003 de la que finalmente fueron incluidos los tres mayores puntajes. El primero de ellos lo obtuvo Héctor David Sanjuán Palacio con 86,07, así: Conocimiento (31), Competencias (18), Antecedentes (20) y Entrevista (17,07). Sanjuán Palacio superó a sus inmediatos seguidores en pruebas trascendentales como las de Conocimiento y la Entrevista.
El segundo lugar lo ocupa Benjamin Ricardo Collante Fernández, con (78,9) y en tercer lugar Álvaro Isaías Rojas Meza con 76,6.
Al conocer los resultados obtenidos por los participantes, de inmediato la Directora del ICBF Juliana Pungiluppi Leyva le envió al Gobernador Eduardo Verano De la Rosa la terna para que él escogiera a la persona capaz de ocupar el cargo de Director.
Por lógica y sin tener mayor conocimiento en el tema el ganador por concurso de mérito sería Sanjuán Palacio pero resulta que el más opcionado y casi seguro para ser nombrado sería Benjamín Ricardo Collante Fernández, debido a que tiene buenos amigos políticos, es más cercano a la administración, tiene más cartas de recomendaciones, en fin, es el elegido, quien solo está esperando el espaldarazo del gobernador Verano, lo cual sería un acto injusto ya que la academia no se improvisa sino que se cultiva.
Pero la perlita que puso al descubierto la Unidad Investigativa es que Collante Fernández tiene amigos influyentes, uno de ellos es el exrector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas Lamadrid, ya que fue su asesor económico durante la Administración del alcalde Edgard George, y desde ese momento en los cargos que ocupaba el exrector Vargas, Collante era su asesor, una “llavería” que data desde hace más de 20 años.
Y al parecer fue quien le dio la “ayudadita” a Ramsés Vargas para que le adjudicara la Gobernación a la Universidad los contratos por casi 12 mil millones de pesos.
El Gobernador Verano es quien debe tomar la decisión para elegir al nuevo Director Regional del ICBF y lo debe hacer con honestidad y no con imposición ya que el mérito prevalece por encima de la influencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *