Decisión de Santos detonó crisis con la Mesa del ELN

Una nueva delegación del Gobierno negociará la paz con el ELN. Así lo reconoció el presidente Juan Manuel Santos en la tarde de ayer después de que se conociera la renuncia de cuatro negociadores de su delegación.

Al exministro Juan Camilo Restrepo, jefe de la comisión, se le sumaron el general (r) Eduardo Herrera Berbel y el empresario antioqueño Juan Sebastián Betancur,con renuncias irrevocables; y el asesor José Noé Ríos de manera protocolaria.

Aunque Restrepo argumentó públicamente que su paso al costado se debía al cierre de un ciclo y la oportunidad para trabajar en el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de París, la crisis que afronta la delegación del Gobierno se dio por una especie de “mesa paralela” adelantada por el exministro Álvaro Leyva, el congresista Iván Cepeda y en la que esporádicamente participó el expresidente Ernesto Samper.

Según fuentes cercanas al proceso, esto creó un cortocircuito en el que el ELN hablaba con dos mesas negociadoras, enviadas por Santos.

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz de la Universidad Nacional, dijo que no es claro si esa delegación paralela desautorizaba a la oficial, pero sí se creaban interferencias y dudas.

Esto no es nuevo en el modelo de negociación establecido por el jefe de Estado. Vargas recuerda que a La Habana también asistieron Álvaro Leyva y Enrique Santos Calderón, hermano del presidente, “pero estos fueron acercamientos en momentos de crisis muy específicos en la negociación”.

El panorama actual fue favorecido por la cercanía de Quito con Colombia y la falta de controles que sí hubo en Cuba en los diálogos con Farc. “A Ecuador cualquiera va y viene”, explicó el docente.

En diálogo con este diario, el exnegociador Betancur aseguró: “yo no vi cuál era realmente el papel de ellos (Leyva y Cepeda). Lo digo con toda franqueza, yo lo que vi fue actuar al doctor Juan Camilo con mucha entereza, con mucha claridad, con una muñeca fuerte”.

Idea que fue apoyada por Ríos, quien garantizó que “el desarrollo de este año de negociación ha estado siempre bajo el control y bajo el conocimiento del doctor Juan Camilo Restrepo”, jefe negociador.

Sin embargo, Vargas advirtió: “Yo personalmente no creo que sea tan útil. Me parece que terceros distintos podrían participar si lo solicita la propia delegación del Gobierno o las dos partes, pero aquí no parece tan claro”.

Por su parte, el mandatario rechazó esa hipótesis y dijo que “esos son rumores que buscan hacerle daño al proceso”, y enfatizó en que no existe ninguna crisis en la delegación.

Santos notificó que hará un relevo en el equipo negociador del Ejecutivo, lo cual considera normal en un proceso de paz.

El jefe de Estado argumentó que desde hace meses conoce de la intensión de Restrepo de abandonar la delegación por asuntos personales.

“Yo tengo convocado a todo el equipo mañana (hoy), y vamos a hacer una delegación nueva”, manifestó el mandatario nacional.

Incluso, Santos sostuvo que el momento por el que pasa el proceso es como “el principio del baloncesto”, en donde el director va rotando a su equipo.

Es posible que en las próximas horas el resto de los plenipotenciarios renuncien también protocolariamente para dejar a Santos en libertad para conformar su equipo.

Al respecto el analista Luis Eduardo Celis y exmiembro del ELN sostiene que “Es una negociación larga, compleja, tiene un desgaste normal que puede afectar la vida personal. Yo coincido con lo que está diciendo el presidente, los cambios en los equipos negociadores son completamente normales”.

Para Víctor de Currea Lugo, docente de la Universidad Nacional y quien ha seguido de cerca el funcionamiento de la mesa de negociaciones, “si hay una política de Estado no importa que funcionario la aplica, es el momento que el Gobierno decida si esto en realidad va a ser una política de Estado o no”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *