Colombia ganó ocho Grammy Latinos

En total fueron 8 Grammy los que se llevó Colombia en la edición de 2017. Los integrantes de Diamante Eléctrico fueron los primeros  talentos colombianos en subir al escenario de la ‘premiere’ del Grammy Latino, una ceremonia anterior al show de televisión, en la que se entregaron 39 de los 47 trofeos.

Los roqueros  recibieron los dos galardones de las categorías de rock a los que estaban nominados. La primera estatuilla fue la de  mejor álbum rock, por su trabajo ‘La gran oscilación’.  Inmediatamente después, de que subieran a dar su discurso de agradecimiento, se anunció la estatuilla de mejor canción de rock, en la que también ganaron, pero esta vez, de manera compartida con el músico argentino Andrés Calamaro.

En esta ocasión, fue Calamaro quien subió a la tarima a agradecer el premio. “No sé que parte me toca a mí del Grammy compartido”, dijo el vocalista antes de expresar sus agradecimientos y anunciar que está por cumplir 40 años en la música.

En la categoría de mejor álbum de cumbia vallenato, el cantante Jorge Celedón, que no se hizo presente en la ‘premiere’, obtuvo por cuarta vez la estatuilla. Esta vez ganó por su trabajo ‘Ni un paso atrás’, grabado junto con el acordeonero Sergio Luis Rodríguez.

Otro premio que podría considerarse logro colombiano fue el de mejor diseño de empaque, otorgado al álbum Orisha de la Rosa. Aunque la estatuilla fue para los diseñadores, el álbum fue cantado por el cantante legendario Magín Díaz, de 96 años.

Entre los primeros galardones que se entregaron, también recibieron trofeo las mexicanas Lila Downs (mejor álbum vocal pop tradicional) y Natalia Lafourcade (mejor álbum folclórico)  y el puertorriqueño Residente (mejor álbum urbano, por el trabajo musical que lleva su nombre). El panameño Rubén Blades ganó en mejor álbum de salsa.

Posteriormente, casi al final de la primera parte de la entrega de los premios, el cantante de música cristiana Álex Campos, también colombiano, se llevó un nuevo trofeo, en el campo de mejor álbum de música cristiana en español. Tanto él como Celedón repitieron Grammy Latino por cuarta vez en la misma categoría.

En la ceremonia principal, Juanes empezó llevándose el premio a mejor álbum pop rock con ‘Mis planes son amarte’.

El inicio de la premiación también se caracterizó por el llamado que hicieron artistas y presentadores a la unión y solidaridad con países como México y Puerto Rico, afectados recientemente por desastres naturales.

En ese sentido, Residente interpretó ‘Hijos del Cañaveral’, dedicada a su Puerto Rico natal. También se llevó mejor álbum de música urbana con Residente, y  mejor canción de música urbana, con Somos anormales. Resaltó que había que hablar más de la música y menos de los clicks y streams

‘Despacito’, el éxito de Luis Fonsi y Daddy Yankee fue uno de los principales protagonistas, como se esperaba. En total acumuló 4 premios, incluyendo mejor grabación del año y mejor canción del año.

Un momento importante de la noche tuvo lugar cuando se premió al cantante español Alejandro Sanz como personaje del año. Sanz cantó tres canciones y, para Corazón Partío, llamó al escenario a algunos dreamers (inmigrantes).

El mejor álbum de pop contemporáneo fue para Shakira, por ‘El Dorado’. Este premio acabó con una sequía parcial para Colombia, cuyos artistas habían perdido en las categorías anteriores como mejor nuevo artista.

Uno de los éxitos de ‘El Dorado’, ‘Chantaje’, en colaboración con Maluma, también estaba nominado para canción del año, que resultó ser Despacito.

Finalmente, Rubén Blades con Roberto Delgado & Orquesta ganaron la joya de la corona: el mejor álbum del año, por Salsa Big Band. “El éxito nunca es materia de una sola persona, yo he tenido la suerte y el sentido común de trabajar con gente que son mejores que yo”, declaró sorprendido el panameño.