“Cipote despelote” en el Conjunto Residencial MetroCentro

Fraude procesal, tentativa de homicidio, denuncias, amenazas, demandas, conciliaciones, abuso de autoridad, extra limitaciones, prevaricatos por acción, software piratas y todas clases de delitos que se encuentran en el código penal, todo esto esta viviendo los propietarios del Conjunto Residencial MetroCentro, ubicado en la ciudadela 20 de Julio, al lado del centro comercial que lleva el mismo nombre.

Cuentan los propietarios, que a comienzo del año 2015, cuando entra una nueva administración, se encuentran unas series de irregularidades, que se denunciaron ante la Fiscalía, caso que jamás habían denunciado por las anteriores administraciones, ya sea por omisión o desconocimiento de la ley,  pasando por “encima” de los estatutos  y más aún de la ley de propiedad horizontal 675 del 2001.

HECHOS

La nueva junta administradora del año 2015, denuncia ante las autoridades, los hallazgos encontrados de la administración anterior del periodo al 2013 y 2014, donde no se encontraron los libros contables que son supervisados por las entidades de control encargadas.

Se socializa las irregularidades ante una asamblea general, donde fueron invitados el exrevisor fiscal y el exadministrador,  y se aprueba que se denuncie ante el ente acusador., desde ese momento empezó el “víacrusis” de los propietarios del Conjunto Residencial.

En la administración de 2015  fecha que se denuncia estos hechos, se trata de reorganiza la casa administrativamente, situación que limitaba a la nueva junta a realizar obras en el interior del conjunto y para colmo, el 70 por ciento de los propietarios son morosos desde años anteriores.

En el cobro de morosos y la reorganización de la junta, entra a crear malestares entre varios propietarios que se les exigían el pago de la cuota administradora, en ese proceso hubo toda clase de atropellos contra la nueva junta y sus familiares.

Estos atropellos se les atribuyen a los administradores anteriores que según el denunciante, se han querido perpetuar dentro de la junta, hechos que ha generado actos de falsificaciones de documentos que fueron presentados ante la Secretaria de Control Urbano del Distrito.

Ante esta situación se entabla varios recursos de reposición a la dependencia competente y se acude a la inspección primera urbana de Policía, pero también empezó otro dilema para los propietarios,  que  “fue peor la cura que la enfermedad”, ya que la funcionaria que le fue asignado el caso, se extralimitó en sus funciones, nombrando a dos propietarios como administradores encargado caso que es ilegal ante la ley y los estatutos de propiedad horizontal.

Ahí no termina el caso, con base a un documento que emitió la inspectora, se celebra asamblea extraordinaria, presidida por Silvia Padilla, directora de La Lonja de administración de propiedad horizontal de Colombia, seccional Atlántico, donde se armó un despelote, que según los denunciantes se evidencia incoherencias, violando el derecho de los propietarios, nombrando ella misma el nuevo consejo de administración, aprobando una auditoria y una cuota extraordinaria, entre una serie de irregularidades.

“Lo que más llama la atención, es que Silvía Padilla Zárate, quien supuestamente es conocedora de las acciones legales de propiedad horizontal , ha incurrido en tantas irregularidades, como intentando condonar las deuda de los morosos que suma a más de 200 millones de pesos, escoger como miembro del consejo algunos deudores, ahora hemos regresado a dieciocho años atrás  como si no hubiésemos iniciado el proceso de legalidad”; manifestó un propietario.

En marzo de 2017 se celebra asamblea general ordinarias de propietarios, se elige un Consejo de administración donde se incurrieron se adulteraron actas, que según el denunciante existen dos actas “gemelas”, registradas en la alcaldía de Barranquilla.

Actualmente la oficina de la administración se encuentra cerrada con candados y gruesas cadenas que al preguntarle a algunos propietarios no saben quien las colocó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *